Blog Details

Como os comentaba el otro día, tenía muchas ganas de hablaros sobre una tendencia actual que ha llegado a Occidente. Esta tendencia deco proviene de Japón y viene pisando fuerte…
Y no me extraña lo más mínimo, es bonita, práctica, económica y su esencia es de lo más significante: es la tendencia que busca la belleza en la imperfección. Para que agobiarnos con que todo luzca siempre perfecto, de comprar algo nuevo… recuperemos lo antiguo con esta decoración asiática.

A continuación os cuento las bases para una decoración Wabi – Sabi:

 

El minimalismo
Inspirada en una de las filosofías más reflexivas y equilibradas del mundo, era de esperar que el minimalismo fuese la base. Las estancias no se abarrotan de muebles ni de cuadros, ni tejidos… hay que dejar aire libre al suelo, al techo, a las paredes y hacer que cada elemento existente cuente y sea realmente imprescindible. El equilibrio en las habitaciones se consigue contrapesando con los volúmenes de cada elemento y haciéndolos jugar con la luz.

Inspirados en la Naturaleza
La naturaleza es caótica y sólo hace falta que nos fijemos en nuestro entorno, en las fractales naturales que crea por si sola la naturaleza: cuando observamos en detalle un copo de nieve, la silueta de las montañas, las perfectas espirales del brócoli, las ramificaciones de un árbol, de sus raíces, de nuestro propio sistema circulatorio…
En el Wabi – Sabi la naturaleza es un eje a cuanto a colores, materiales, texturas y objetos. Los materiales clave son la piedra y la madera, materiales nobles que usamos siempre en crudo. Las plantas o las rocas desnudas, decoran tan bien como el más trabajado de los cuadros.

Wabi – sabi, es enamorarse de las vetas de la madera, de las rugosidades de una piedra…

El poder de la imperfección: Kintsukuroi
Todo lo que tenga un pequeño defecto, es bello; es ideal porque es único. La grieta en la pared no es una tara que debe taparse, es la historia de la vida de esa pared, una cicatriz tan bella, como cualquiera sobre tu cuerpo contando tu propia historia. No afea sinó que añade valor. Los acabados terrosos u oxidados no son buenos ni malos: son testigos de diferentes estados de la materia y por lo tanto hermosos.

También juegan un papel importante los textiles rugosos de acabado artesanal, muebles fabricados a mano, todo lo que debe ser imperfecto.

Paleta de tonos naturales
Los colores neutros son los dominantes en este tipo de decoración wabi – sabi. Huimos de los colores estridentes y el protagonismo lo cobran los ambientes monocromáticos con una paleta de blancos y negros matizados que se convierten en grises, beiges y marrones. Se trata de colores que conectan con los materiales naturales del ambiente: piedra, arcilla, arenisca…

Estos son las bases de la clave de estética Wabi – Sabi, un estilo auténticamente japonés, y pensado para proporcionar-nos equilibrio, armonía y serenidad en el ambiente.

Related Post